Publicado el La Nación Segunda Sección Negocios

del Domingo 2 de octubre de 2005

http://www.lanacion.com.ar/743823

Management

Antes de su visita al país, el consultor Tom Peters explica cómo crear una empresa innovadora

Dice que se necesitan empleados creativos, que suelen ser problemáticos y huyen de la burocracia

"No todos son Albert Einstein o Bill Gates, pero creo que el 99% de los argentinos y norteamericanos tiene su creatividad natural suprimida desde los cinco años", dice Tom Peters, especialista en management, doctorado en administración de empresas de la Universidad de Stanford.

Para el consultor, autor del best seller "En busca de la excelencia", las empresas argentinas deben sacar a la superficie esa creatividad de sus empleados para lograr estructuras más ágiles, que les permitan adaptarse al cambio.

Peters llegará a la Argentina para exponer el miércoles en el seminario "Cómo lograr la excelencia bajo el imperio del caos", que organiza HSM. Antes de su visita, explicó a LA NACION cómo crear un equipo de trabajo innovador y los elementos clave para que una empresa se reinvente. También diferenció a los ejecutivos del siglo pasado de sus pares del siglo XXI.

-¿Cuáles son los elementos clave para reinventar una empresa?

-Antes quiero resaltar que la cultura argentina, más que la americana, tiende a ser jerárquica y esas organizaciones no van a sobrevivir por la velocidad con la que cambian los negocios. Se necesitan estructuras que lidien con los cambios más rápidamente, eso por un lado. Por el otro lado, el camino del éxito para la Argentina y todos los países vendrá más que nunca por el lado de la innovación, porque ya hay productores como China que dominan el tema de precios. Las empresas que hicieron de la innovación una segunda prioridad van a perder, como es el caso de General Electric.

En lo que hace a los elementos, se necesita inversión y un sistema educativo que fomente la creatividad. La innovación está movida por las personas creativas de la organización y hay que darle más libertad a la gente para que aplique esa creatividad.

-¿Cómo se puede encontrar a la gente creativa?

-Admito que no todos son Albert Einstein o Bill Gates, pero también creo que el 99% de los argentinos y norteamericanos tiene su creatividad natural suprimida desde los cinco años por el sistema educativo. El argentino medio tiene mucha más creatividad de lo que le damos crédito y en cierto punto el tema es permitir a la gente que exprese su creatividad natural. También necesitamos ser más vigorosos en buscar gente que demostró creatividad y promoverlos en edades tempranas, eso fue lo que pasó en Silicon Valley.

-¿La innovación surge de aquellos que están hartos del sistema?

-Si, eso se ve en todos los ámbitos. Creo que es una realidad que toda la innovación ocurre por algo que molesta a una persona. En Inglaterra y Europa se ve especialmente la gente que está harta del statu quo y de la burocracia y busca alternativas.

Hay que buscar la creatividad en la gente problemática, que abundan en los libros de historia y huyen de la burocracia. Por ejemplo, en un mundo dominado por el realismo Picasso introdujo algo diferente y fue ridiculizado, pero siguió. La gente innovadora es tratada mal, pero están ahí y hay que buscarlos.

-Usted habla de reinventar a la empresa ¿esto se aplica a las personas?

-Uno debe reinventarse para sobrevivir como empresa o individuo. No es fácil trabajar y seguir estudiando, pero hay que hacerlo. Hoy el título universitario es el principio, la gente entiende que no puede vivir con el capital intelectual que adquiere a los 21 años.

-¿Cómo aplica una persona el concepto del marketing sobre sí misma?

-Haciendo un buen trabajo para empezar. Si tu aplicas a otro trabajo el éxito de conseguirlo, en mayor medida, provendrá de tu experiencia.

-¿Cuáles son los desafíos que enfrentan los departamentos de marketing?

-El marketing es más importante que nunca porque son más los competidores y es más difícil llamar la atención del consumidor. Pero el punto es que uno no puede ser exitoso sino tiene un producto excelente entonces los equipos deben urgir al departamento de producción a hacer buenos artículos.

-¿Qué diferencias hay entre los líderes de los siglos XX y XXI?

-Los líderes de hoy son más abiertos a traer gente innovadora y eluden la burocracia más rápidamente.

Por Mercedes García Bartelt
De la Redacción de LA NACION