Publicado el La Nacion

del 9 de octubre de 2004

 

PALABRAS

Aunque la comodidad te ofrece sus ventajas ya es hora de que dejes la inutilidad a un lado. Hacerte cargo de ti mismo es un placer indescriptible, mucho más que ser cómodo. Cuando seas capaz de resolver las cosas sin ayuda, tendrás la sensación de andar por la vida a doscientos kilómetros por hora. Desde hoy, no delegues lo que puedas hacer. Lo intermediarios nunca hacen bien el mandato. No les duele. Si tienes la manía de consultarlo todo, date el gusto de equivocarte. Entrégate a la tentación de los yerros. Es el único pecado que Dios patrocina en persona. Si te equivocas, creces, si no te equivocas, te estancas.

Empieza por hacer una lista de las cosas que tienes que arreglar o solucionar, y que has dilatado por no contar con un "experto disponible". Define tus prioridades, haz un orden del día y las tareas por cumplir. Eso sí: ¡no postergues más! Simplemente, empieza.

El psicoterapeuta Walter Riso es argentino y está radicado en Colombia. Publicamos un fragmento de su Libro ¿Amar o Aprender? Como superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable.