(Contenido del Nº 10 Marzo de 1998) Volver al Índice General

¿QUÉ NOS PASA EN LA EDUCACIÓN ?

Estadísticas


(Editorial)

¿QUÉ NOS PASA EN LA EDUCACIÓN ?

Otra vez, la educación de nuestra juventud vuelve a aparecer en el escenario nacional. Ahora, como nunca, se cuestiona su formación intelectual en la escuela media. El detonante : las pruebas de ingreso en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata y en la de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Rosario. Y no hay que dejar en el olvido la vieja y peregrina idea de permitir la entrada en la Universidad a quienes no posean estudios secundarios.

-     Alguien nos trajo al recuerdo el caso de Sarmiento.

Ya en la década del 50 la cosa estuvo en el tapete, cuando un diputado nacional propuso facilitar el ingreso en los claustros universitarios con tan sólo el sexto grado. Idea que en aquel tiempo se consideró descabellada y no prosperó.

-     Pero en La Plata, hace tiempo se hizo una prueba experimental con los niños mejor egresados del séptimo (aprobar el examen de admisión) y ¡se los consideró aptos para ser universitarios !.

No es el caso de discutir aquí este espinoso tema, porque generalmente se lo resuelve en las altas esferas políticas sin tener en cuenta la opinión de quienes escriben o piensan fuera de ellas. Sólo resta reflexionar acerca del estado actual de nuestros estudiantes, comenzando por los de la escuela primaria.

Reflexión que debe comenzar en el hogar (que sufre los impactos de la economía de mercado o, según algunos, neoliberal) cuya responsabilidad es indelegable ...

-     Teóricamente.

-     ... y después tiene protagonismo el escalón siguiente, del cual saldrán los recursos humanos -en buena cantidad- que proseguirán estudios superiores que generosamente ofrecen los profesorados y las Universidades.

-     ¿Generosamente ?

Sí, aunque cuesten algunos pesos.

Parece estar en dudas la formación técnico-profesional de los maestros. De otro modo, no es comprensible el examen del escándalo periodístico, lo cual permite pensar en la necesidad de poner en marcha la idea -que pertenece al profesor Gustavo Cirigliano, pero acogida por la senadora nacional por Tucumán, Olijela del Valle Rivas- de crear la Universidad Pedagógica, que daría a la sociedad maestros de grado muy bien preparados y evitar las improvisaciones de “maestros” y “profesores” sin título habilitante que abundan por doquier, pero que, en muchos casos, de alguna manera perentoria “salvan los platos rotos” o “llenan agujeros” en la educación común (*).

Pero este lío de La Plata y Rosario no ha sido ni es una constante en la educación de todos los argentinos. Parece que es el resultado de procesos recientes, que tampoco se dan en todo el país y que ni siquiera se lo puede multiplicar por cinco ni por diez. Ni por nada.... Es, al parecer algo accidental que sirve como muestra, de algo que está fallando.

Naturalmente, es impensable que de cada cien aspirantes, cien se metan de cabeza en los claustros universitarios. Cuyo régimen de estudios y disciplinario ha sido -desde siempre- severo y altamente satisfactorio, por no decir óptimo. SI no, recuerden los docentes a Amadeo Jacques que fue un notabilísimo profesor en el viejo Colegio Nacional de Buenos Aires. Y como él, seguramente, hubo otros no menos brillantes en muchos institutos educacionales de nuestro País. Sólo es cuestión de revisar la historia para llegar a esta conclusión : el País necesita, urgentemente, tener un cuerpo docente formado en la excelencia, bien estimulado económicamente, y con estos supuestos, quizá la sociedad nunca más pueda presenciar, atónita, el espectáculo de las protestas, paros y marchas que, no exentos de “bronca”, hoy exteriorizan nuestros golpeados maestros y profesores, por la indiferencia y/o desinterés de quienes circunstancialmente ocupan los sillones ministeriales.

-     Pero, realmente, ¿la cuestión pasa por los ministerios únicamente ?

Piense usted, amigo lector, docente, padre o madre de alumnos, concejal, diputado, etc., y después actúe, en la medida de sus posibilidades e interés, para que la educación de nuestros hijos levante la puntería.

(*)    Conocimos el caso de un carpintero que, por ser hijo de franceses, enseño ese idioma en una escuela de maestros.

Prof. Héctor Roque Cataldo

 

Estadísticas

Analizando los pedidos de personal publicados en el suplemento Empleos del diario La Nación nos han sorprendido dos aspectos de los mismos :

1.  del total de avisos publicados correspondientes a empleos en áreas de Producción, Administración, Ventas, Ingeniería, Recursos Humanos, etc. y excluyendo los pedidos específicos para áreas de Sistemas, un 40 por ciento del total requiere “Conocimientos de PC

2.  de la proporción anterior, la cuarta parte (11 % del total) requieren específicamente manejo de MS-Office.

Existe un porcentaje mínimo de requerimientos específicos sobre operación de otros sistemas. En particular nos ha asombrado la casi desaparición de requerimientos de conocimientos de programas líderes como el Procesador de Textos WordPerfect y las Planillas de Cálculo LOTUS 123 y Quattro-Pro.

Hace unos 4 años estos productos participaban de una buena proporción del mercado de usuarios de PC, hoy prácticamente han desaparecido ante la inusual difusión del WIN ’95 (¿Qué habrá sido de su competidor el OS-2 Warp ?) y del MS-Office.

A quienes estamos desde hace unos años en el tema de la Computación Personal nos vienen a la memoria los nombres de muchos Software que fueron líderes y que hoy prácticamente han desaparecido, ¿alguien recuerda a Multimate, WordStar, Open Access y Symphony ?. Hasta se podría hacer un concurso preguntando qué eran cada uno de estos Sistemas.

Ing. José Luis Unamuno