(Contenido del Nº 13 Marzo de 1999)  Volver al Índice General

La PC no está sola

La educación de nuestros hijos

 


(Editorial)

La PC no está sola

A pasos del 2000, no vamos a hablar de los problemas que se presentarán por el cambio de milenio, sino a continuar hablando de algo que nos parece más interesante: INTERNET, la red de redes.

La utilización de Internet se ha establecido de manera definitiva en los ámbitos comerciales, académicos, laborales, etc. Quizás Ud. no lo perciba aún; pero, esté atento, pues cada día más servicios se brindan a través de la red y más información fluye por sus circuitos.

Muchos se preguntarán: ¿Para qué quiero usar Internet? Para leer lo que puedo leer en el suplemento deportivo de cualquier diario, para ver la página de "Verano del 98". Aquí nos enfrentamos con un aspecto que merece un buen análisis: Internet es tan inútil como lo es la mejor y más amplia enciclopedia, para quien no tiene inquietudes, ni curiosidad, ni voluntad de aprender.

En el interior hay un artículo con nuestra opinión sobre la educación de los niños y jóvenes, que tiene que ver con lo mencionado en el párrafo anterior. Creemos que les servirá para reflexionar.

Hasta la próxima.

La educación de nuestros hijos
(¡ Ufa, otra vez con lo mismo !)

Hace unos días, más precisamente a partir del fin de semana del 14 de febrero pasado, ocurrió algo a lo que nos deberíamos ir acostumbrando: la difusión de los resultados de una evaluación efectuada a egresados de la escuela secundaria y candidatos a ingresar en la Universidad (en este caso la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Plata)

Las respuestas, a las preguntas sobre cultura general, que dieron los futuros abogados (y jueces) fueron indudablemente tragicómicas, como la que mencionaba que "el General José de San Martín había regresado a su tierra natal por indicación de su madre, Eulogia Lautaro".

Si quiere reír (o llorar), haga lo siguiente: tome un chico de 12 a 17 años y pregúntele, por ejemplo: ¿Contra quién peleó San Martín en las luchas de la emancipación americana? o plantéela de manera un poco más clara, ¿Contra quién luchó San Martín en las guerras por la Independencia?. Luego del consabido ¡qué sé yo! seguramente obtendrá respuestas del tipo :

... contra los yanquis

... contra los chilenos

... contra los Power Rangers

Puede cambiar de tema, pero trate de que la pregunta sea sencilla, así obtendrá respuestas de todo tipo (incluso acertadas). Si la pregunta es complicada el chico dirá "No sé" y su padre (o madre) hará un gesto de asentimiento y justificará a su retoño diciendo "Eso no tiene por qué saberlo, todavía no se lo enseñaron en el colegio, sólo está en ... año ..."

Pero volvamos al tema inicial, el examen que tomaron en La Plata. Lo trataron todos, la Ministra de Educación mencionó que su hija "no sabe qué es el Martín Fierro", Clarín dedicó escuetos editoriales; para analizar el asunto ,Mauro Viale armó un panel donde estaban Jaime Barylko, la "Porota" (personaje de la Boca, interpretado por Jorge Luz) y algunos docentes no tan conocidos pero habitués de la pantalla de ATC, una columna en el suplemento Empleos de La Nación del 21 de febrero, y ahora lo tratamos nosotros.

Que la educación está en crisis, no es novedad...

Que los docentes están mal remunerados, mal preparados y estimulados, tampoco...

Que el examen que se tomó afectaba mínimamente sus posibilidades de ingresar en la Universidad, esto es relativamente novedoso y es probable que haya influido en los resultados.

Pero la crisis en el aprendizaje escolar tiene varias causas concurrentes y de muy difícil solución, mencionaremos algunas de ellas:

... la cantidad de conocimientos que se generan en forma permanente, hechos sociales, geográficos, científicos y de toda índole que hacen a los conocimientos necesarios para desenvolverse y entender mínimamente el mundo.

... la poca preparación de los docentes y los bajos estímulos.

... el abuso de la TV como elemento de "distracción" para los chicos y su correlato en la falta de lectura y diálogo familiar (nos vamos acercando al punto que nos interesa).

... la delegación, por parte de los padres, de la educación de los hijos en las escuelas y/o actividades de capacitación complementarias, como ser idiomas, computación, deportes, arte y otras, a través de cursos y clases particulares (llegamos al punto que nos interesa).

La educación de los hijos no puede ser delegada en el "Sistema Educativo". El colegio o escuela, los deportes y otras actividades culturales son, indudablemente, complementarias de la educación (buena, regular o mala) que el joven ha recibido en su hogar.

Que el padre y la madre trabajan 18 hs por día, que la plata no alcanza, que le falta o que le sobra trabajo, que necesita tiempo para él, y otras razones por el estilo pueden servir de excusa o justificación para no ocuparse de educar a los hijos, pero no mejoran su educación ni su preparación para ser adultos responsables.

Es muy fácil delegar la responsabilidad paterna de la educación en el colegio, y sobrecargar las agendas de los niños y jóvenes para que "estén ocupados". Pero esto no trae buenos resultados, y poco a poco se agranda el abismo generacional,  padres e hijos se alejan unos de otros, y luego, los padres descubren que en casa hay un "guacho" (o "guacha") de 15 años, que no hace nada y sólo "se rasca" todo el día frente a la tele. Resulta imposible conectarse con el mencionado sujeto, pues no se sabe como comunicarse con él. Hasta hace poco era "mi bebe" y ahora "se pira con sus amigos/as" hasta altas horas de la noche y el domingo duerme hasta las 14.

Crisis de la adolescencia, "edad del pavo", etc. son nombres que recibe esta particular situación. ¿Se puede hacer algo para atenuar lo duro que es, para padres e hijos, transitar esta etapa hasta que el adolescente deja de ser tal y se convierte en un adulto-joven?. Creemos que sí, pero requiere un gran esfuerzo y dedicación por parte de los padres.

Sostenemos que la educación, en serio (buena o mala), se logra esencialmente en el hogar. La escuela, el club, "la calle" y otros ámbitos complementan la educación hogareña, pero más que complementarla le son accesorias. Cuando el adolescente pase a ser adulto-joven, el centro de gravedad de su educación e instrucción se desplazará hacia otras fuentes como una Universidad, un lugar de trabajo u otros.

Cuando al inicio de este artículo sugeríamos preguntar sobre la emancipación americana y luego propusimos una modificación a la pregunta, es porque creemos que muchos no conocen el significado de la palabra emancipación. El vocabulario de los chicos y jóvenes (por hablar de un aspecto de la educación) es extremadamente reducido. Su lenguaje está limitado a muy pocos vocablos y a una serie de onomatopeyas que le permiten comunicarse con sus pares, pero no más allá. Entonces; si no entienden las preguntas, ¿Cómo las van a responder?.

El vocabulario es fundamental para la educación e instrucción. Pero, ¿Dónde se lo aprende, corrige y enriquece? Cuando se es chico, en casa; cuando se es grande dentro y fuera de casa.

¿Cuántas veces se sentó a leer con su hijo? Un libro, una revista, el diario, una poesía, la letra de una canción, o algo que les interese a ambos.

¿Cuántas veces compartieron una película y discutieron o charlaron sobre lo que allí se representaba?

¿Cuántas veces le "dio el ejemplo" recurriendo al diccionario al no entender lo que significa una palabra?

¿Cuántas veces usted dijo "NO SÉ", sin que esto le produzca un sentimiento de malestar e inferioridad?

¿Cuántas veces compró en el hiper-mercado, además de leche, carne y jabón, un libro para compartir en familia?

En el análisis de la relación con nuestros hijos, los planteos e interrogantes son interminables, pero vale la pena encontrarles respuesta a los que van surgiendo día tras día. Respuesta que no debe tener su origen exclusivamente en el autoritarismo ni en las costumbres o tradiciones. Creemos que conviene que surjan de la reflexión.

Ing. José Luis Unamuno